La Acción Católica General quiere ofrecer a la parroquia un servicio humilde y eficaz para renovar y acrecentar su dinamismo misionero. Tres son los objetivos que se propone la Acción Católica General para servir a la comunidad parroquial:

  • impulsar un laicado maduro y consciente, evangelizador, misionero y militante;
  • impulsar la evangelización de los ámbitos en los que está inmersa la parroquia y
  • trabajar para la unidad de la comunidad parroquial y la corresponsabilidad de todos sus miembros.